OSABIDEAK LLAMA A PRESERVAR LOS DATOS MÉDICOS DE PRESOS GRAVEMENTE ENFERMOS, MÁS AÚN CUANDO ESTOS HAN DECIDIDO MANTENERLOS EN LA INTIMIDAD

OSABIDEAK LLAMA A PRESERVAR LOS DATOS MÉDICOS DE PRESOS GRAVEMENTE ENFERMOS, MÁS AÚN CUANDO ESTOS HAN DECIDIDO MANTENERLOS EN LA INTIMIDAD

OSABIDEAK LLAMA A PRESERVAR LOS DATOS MÉDICOS DE PRESOS GRAVEMENTE ENFERMOS, MÁS AÚN CUANDO ESTOS HAN DECIDIDO MANTENERLOS EN LA INTIMIDAD

Nota de Prensa 05.09.2018

 

La Asociación vasca de profesionales de la medicina y juristas en defensa del derecho a la salud

de las personas privadas de libertad- OSABIDEAK quiere mostrar su preocupación por la

difusión ilegítima en el debate público y mediático de datos médicos 

 

de presos vascos con

enfermedades graves e incurables.

 

En efecto, en torno al anuncio del Gobierno de España de su disponibilidad a acercar a presos

vascos actualmente alejados de su entorno social y familiar, se ha puntualizado que aquellos

que sufren enfermedades serán quienes primero se acogerán a este derecho reconocido por la

propia legalidad española, recomendaciones internacionales como los denominados Principios

Mandela de NNUU, el informe Bergeron del parlamento Europeo o jurisprudencia asentada del

Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

 

En periódicos, radios y televisiones se han filtrado nombres de estos presos, los delitos por los

que fueran condenados así como información de índole privada sobre las enfermedades,

dolencias, síntomas, discapacidades o riesgos que padecen.

 

Constatamos pues la violación del derecho a la intimidad y al secreto médico. Esto supone una

grave infracción de la Ley 41/2002, básica reguladora de la autonomía del paciente y derechos

y obligaciones en materia de información y documentación clínica, así como una vulneración

de los más básicos derechos de intimidad y honor de la persona. Si el origen de la filtración es

el ámbito asistencial sanitario penitenciario esto constituye una infracción legal y deontológica

grave. Pero es que, si proviene de administraciones públicas es además una vulneración grave

de derechos humanos de estas personas presas.

 

Hay presos que han renunciado voluntariamente a su derecho a la intimidad y confidencialidad

haciendo públicas sus graves dolencias entendiendo que así se facilitaba que la opinión pública

conociese y se posicionase ante la vulneración de sus derechos sanitarios y penitenciarios.

Otros, por el contrario, han querido mantener en la intimidad sus graves dolencias. Es preciso

respetar esta decisión con todas las garantías y salvaguardas.

 

La ley contempla la excarcelación por padecimientos de enfermedades graves e incurables.

Debemos esperar la aplicación inmediata de dicha medida a todo aquél que cumple criterios

médicos y legales. Traerlos a cárceles de su entorno social y familiar es, además de una medida

humanitaria básica, un derecho prioritario.

 

OSABIDEAK nos pondremos en contacto con la oficina del Ararteko, colegios profesionales de

médicos y otras entidades o instituciones de derechos humanos para que se respete el

derecho a la confidencialidad médica de todos los enfermos. Debemos realizar una reflexión

sobre el tratamiento social y mediático irrespetuoso de estos datos, preservando los derechos

al honor y la intimidad de las personas presas con enfermedades graves e incurables.

Invitamos a la sociedad al enfoque responsable, avanzado, maduro, constructivo pero a su vez,

crítico con estos tratamientos mediáticos indignos.

 

osabideadmin